La depresión: una gran Maestra

tear_red_flower_rose_petals_nature_ultra_3840x2160_hd-wallpaper-1795251

Conozco a ese pozo de arenas movedizas, llamado depresión. Desde hace años, una y otra vez tropecé y caí en él. Ya estando allí, tuve que pasar algún tiempo, a ratos luchando y otros rindiéndome, antes de lograr salir. Fue una historia por momentos pesada de sobrellevar y también me regaló aprendizajes maravillosos.

En ese lugar suceden muchas cosas. Los niveles de energía bajan considerablemente y entonces parece que cualquier acción requiere de un gran esfuerzo, el entorno pierde color y vitalidad, la capacidad de concentración disminuye significativamente, se siente vergüenza con quienes te rodean por la torpeza de caer en el foso, y haces “de tripas corazón” para aparentar que está todo bien, evitando así sentirte incomprendido o juzgado. Otras veces, sólo se opta por el aislamiento y no tener que pasar por el mal rato de que alguien te vea así. Las arenas parecen fundirse con tu cuerpo inundándote de una profunda tristeza y “sin sentido”.

También es cierto, que en la esencia de la naturaleza humana está el deseo de vivir, de ser feliz, de levantarte y salir de ese abismo. En mi caso, aún cuando percibía que mi cuerpo, mis emociones y mis pensamientos se escapaban de control, como si algo invisible “moviera los hilos” haciendo de mí un títere, había un bendito rugido interior que me impulsaba a encontrar salidas. Fue entonces cuando tuve que ponerme creativa, trazar planes, buscar alternativas y, en medio de ese proceso, aprendí muchas lecciones y solté parte del equipaje que me estorbaba. También mi forma de ver la vida ha ido expandiéndose y flexibilizándose, creándome y re-creándome una y otra vez, haciendo de mí un lienzo en el que formas y colores se mezclan indefinidamente con trazos cada vez más limpios y sencillos.

La depresión, esa acompañante a la que muchas veces disfracé de enemiga, en realidad me ha enseñado cosas invaluables. A continuación te comparto algunos de esos aprendizajes:

  • El mundo no es sólo lo que parece, es un lugar misterioso y está en constante transformación, por lo que no hay verdades absolutas. Es necesario cuestionarlo todo y mantener la capacidad de asombro.
  • Desde pequeña la sociedad me forzó a tragar ideas relacionadas con imagen, éxito, lo correcto , lo incorrecto y estilos de vida que no tuve tiempo de digerir y que acabaron “revolviéndome la panza”.
  • La depresión es una maestra implacable ante la rigidez, la inconsciencia, la soberbia y la indolencia. Te enseña el valor de la vulnerabilidad y a ser más abierto y compasivo.
  • El ejecicio y la alimentación sana y natural son parte imprescindible del bienestar, no se trata de cómo te veas exteriormente, sino del Amor por La Vida.
  • Recurrí a la espiritualidad en busca de refugio, y descubrí que es la realidad más intrínseca de todo lo que existe (incluyéndome), no se trata de dogmas estrictos y es tan simple como respirar, ahondar en ella con un corazón honesto y sencillo, siempre trae respuestas y soluciones luminosas. Caminos para el alma hay muchos y cada cual escoge el más acorde con su momento.
  • Queda un infinito sendero por recorrer porque aún hay actitudes, hábitos y creencias que faltan por soltar y necesito ser paciente y gentil conmigo misma.

A medida que las máscaras van cayendo, mi libertad aumenta y puedo verme con mayor claridad. La depresión me ha hecho cada vez más humana, y paradójicamente me enseñó a amarme, a aceptarme y a entender que cada cosa que sucede sigue un plan perfecto, incluso lo que tantas veces juzgo como negativo. Esta “dolencia”, es sólo una señal de alerta, un recordatorio para enderezar el rumbo y hacer de mi vida un escenario de plenitud y realización. Por todo ello, hoy quiero decirle a esta gran Maestra: “¡Gracias!”.


Te invito a leer el resto de mis publicaciones en la Página de Inicio y, si son de tu agradado, a compartirlas. ¡Muchas gracias por leerme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s